Los ácidos grasos omega 3 son indispensables para mantener la salud cardiovascular, es decir, un corazón saludable y presión arterial estable. En tal sentido, el aceite de lino es un ingrediente que no puede faltar en tu alimentación.

El aceite de linaza es extraído de las semillas de lino, y resalta por su alto contenido de Omega 3 (60%), además de omega 6, omega 9, potasio, magnesio y fibra. Por lo cual, es uno de los productos de origen vegetal que más beneficios aporta al ser humano.

¿Cuáles son las propiedades del aceite de lino?

Mejora la función intestinal

Las personas que sufren de estreñimiento consiguen alivio incorporando aceite de lino a su dieta, puesto que ayuda a mejorar el tránsito intestinal. También disminuye la incidencia de problemas digestivos como gases y pesadez, y por sus efectos laxantes, promueve la expulsión de toxinas por la vía intestinal. De igual forma, gracias a sus propiedades astringentes ayuda a detener la diarrea.

Antiinflamatorio

Posee ácidos fenólicos, lignanos y flavonoides, compuestos antiinflamatorios y antioxidantes, tan poderosos que pueden prevenir algunos tipos de cáncer. De tal forma, tiene la capacidad de neutralizar el daño de los radicales libres, causantes del deterioro celular.

Estimula la absorción de calcio evitando el riesgo de padecer osteoporosis, y se asocia a la prevención de enfermedades como psoriasis, lupus y problemas neurológicos. Asimismo, ayuda a reducir el dolor causado por golpes y traumatismos.

Mejora la salud de la piel

Los ácidos grasos omega 3 del aceite de lino mejoran la elasticidad e hidratación de la piel por lo que tendrá una apariencia más suave y con mejor textura. Reduce la celulitis al promover la expulsión de las grasas. También ayuda a tener un cabello más sano y brillante, y estimula el proceso de cicatrización de la piel.

aceite de linaza

Aceite de lino para la salud cardiovascular

Los beneficios del omega 3 son ampliamente conocidos, principalmente porque previene la aparición de enfermedades del corazón al reducir la inflamación de las arterias.

También ayuda a disminuir la arterioesclerosis, ya que tiene la capacidad de evitar que las plaquetas se queden adheridas a las paredes arteriales provocando endurecimiento.

Sumado a esto, ayuda a reducir el colesterol manteniendo las arterias libres de obstrucciones.

Previene la diabetes

Entre otros de sus beneficios, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre. Por lo que es una gran aliado para prevenir la diabetes.

Ideal para el deportista

Los ácidos grasos del lino ayudan a maximizar el rendimiento deportivo, entre sus propiedades, maximiza la cantidad de estamina en la sangre y estimula los sistemas energéticos del cuerpo. Al añadirlo a la dieta, los deportistas logran tener una mayor resistencia y rendimiento físico.

También reduce el tiempo de recuperación entre los entrenamientos. Y por sus propiedades antiinflamatorias, acelera la recuperación de lesiones y torceduras.

Si lo combinas con tus batidos proteicos potencia la liberación de proteínas en la sangre. Recordemos que los deportistas deben obtener un 20% de sus calorías a partir de la ingesta de fuentes de ácidos grasos esenciales.

Ayuda a perder peso

Es un potenciador del metabolismo, por lo que lograras obtener tu peso ideal si lo combinas con una dieta equilibrada y una rutina de ejercicios adecuada para ti. Existen muchas formas de alcanzar el cuerpo deseado de forma saludable y en nuestro articulo las 8 reglas básicas para perder peso te ofrecemos una serie de recomendaciones con las que podrás lograrlo.

Como incorporar el aceite de lino a la dieta

El aceite de lino se puede comprar en varias formas, como por ejemplo semillas. Algunos de los sitios donde venden este suplemento son Bulevip o MyProtein. En el primero podrás comprar las perlas de aceite y en el segundo, las semillas.

Para asegurarte que sus propiedades se mantengan intactas, asegúrate que en su etiquetado diga “primera extracción en frio”, señal de que estas adquiriendo un producto con la proporción ideal de ácidos grasos esenciales. Mientras que para su conservación, mantenlo en lugar fresco y seco, debido a que los rayos del sol afectan sus propiedades, al punto de volverlo inútil.

Al llegar a casa guárdalo en el refrigerador, y para consumirlo no debes calentarlo, simplemente aplicalo crudo a tus comidas, o si lo prefieres, puedes tomarlo por cucharadas, comenzando por una e ir aumentando cada día mientras el organismo se va acostumbrando.

Además de consumir el aceite de lino, los suplementos te ayudan a obtener las cantidades de Omega 3 necesarias que tu cuerpo necesita y que puede ser difícil conseguir por medio de la alimentación, lo que sin lugar a dudas te ayuda a mejorar tu salud y prevenir las enfermedades.

A %d blogueros les gusta esto: