Tener un abdomen fuerte y plano es el sueño de muchas personas, pero no siempre es tarea fácil. Para poder contar con una buena tableta es importante hacer ejercicio, pero también revisar la dieta. Apostar por una alimentación saludable y baja en grasas es esencial para eliminar los michelines y que el abdomen se pueda ver más tonificado. En este artículo vamos a contarte cómo entrenar las abdominales de forma efectiva y sencilla. Son consejos que podrás llevar a cabo en tu día a día y, así, conseguir lucir una barriga fibrada y libre de grasa. ¿Te apuntas al reto?

Consejos para entrenar las abdominales

Si quieres que tu barriga se vea más fuerte y en perfectas condiciones, el ejercicio físico es esencial. Sobre todo, la realización de abdominales es básica para que la grasa acumulada en la zona se queme y se transforme en masa muscular logrando, así, un vientre plano y tonificado.

Aquí vamos a darte una serie de buenos consejos para que puedas entrenar las abdominales y lograr el cuerpo que siempre has deseado tener. ¡Apunta!

Un banco de abdominales: una buenísima opción

Si quieres entrenar en casa de manera eficiente, nada mejor que apostar por un banco de abdominales. Te ayudará a trabajar bien la zona de la barriga sin dañar la espalda y, además, te permitirá realizar una gran cantidad de ejercicios perfectos para estos grupos musculares. Si quieres comprarte uno, aquí tienes una buenísima selección: https://100x100fitness.com/banco-abdominales/

Una esterilla

Para amortiguar la presión ejercida sobre la superficie, una esterilla es una buena opción. Te ayudará a reducir las molestias en el cuerpo y conseguir que tu ejercicio físico lo puedas hacer sin ningún tipo de inconveniente.

Despega bien la espalda del suelo para entrenar las abdominales

Aunque los ejercicios abdominales son muy populares y conocidos, lo cierto es que no todo el mundo los hace correctamente. Para un buen trabajo muscular es importante que eleves bien el torso en cada movimiento y que despegues la espalda completamente del suelo. Además, la fuerza debe salir del abdomen, no de las piernas o de los glúteos.

No tengas prisa

Para entrenar las abdominales se recomienda que seas consciente de cada movimiento que realizas y que no tengas prisa por hacer cada repetición. De hecho, es mucho más efectivo que hagas 10 abdominales bien hechas que 30 de forma rápida y errónea. Como ya hemos comentado, debes sentir que la fuerza sale del abdomen, además, la respiración también es un factor muy importante: exhala cuando subas el torso, inhala cuando lo bajes.

La importancia de la constancia para entrenar las abdominales

Un abdomen fuerte se consigue con constancia y trabajo. Hacer un día 50 abdominales no te servirá de nada si no sigues con tu entrenamiento. Lo más recomendado es que, cada día, realices unas 30 o 40 abdominales para que tu cuerpo esté habituado al trabajo y, poco a poco, los músculos vayan agrandándose y definiéndose.

Errores a evitar cuando hacemos abdominales

Además de estos consejos para hacer bien abdominales, también es interesante conocer algunos de los errores más comunes que solemos repetir y que debemos subsanar cuanto antes:

  • Forzar el cuello. Debes relajar la zona del cuello porque la tensión debe salir del abdomen, no de las cervicales. Además, si fuerzas demasiado el cuello podrías experimentar lesiones, mareos o vértigos.
  • Dejar caer el cuerpo de forma brusca. Un buen ejercicio abdominal es el que controla el movimiento al elevar el torso y, también, al descenderlo. Evita dejarte caer demasiado fuerte porque no haces el mismo trabajo y, además, porque podrías dañar tu espalda.
  • Sobrecarga en los pies. Los pies tienen que estar colocados sobre el suelo, pero relajados. Si sientes presión en los pies es que estás haciendo fuerza desde allí y, por tanto, no estás trabajando bien los músculos del abdomen.

Un consejo muy importante para las personas que tienen problemas en las cervicales es que, en el momento de colocar las manos tras el cuello, en lugar de posicionarlas en las cervicales, lo hagan tras las orejas. De esta manera se evita ejercer más presión en esta zona del cuerpo y lograr una práctica más adecuada para sus necesidades físicas.

En caso de duda, lo mejor es siempre consultar con un entrenador físico o un experto en salud que nos indique las pautas que debemos seguir si tenemos alguna dolencia puntual o crónica. Este consejo es esencial si estás con alguna lesión en el cuerpo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: