Una de las claves de hoy en día para que avances en el mundo fitness o en tus entrenamientos, es la conexión mente-músculo. Un equilibrio entre musculo y mente permite que los movimientos que hagamos sean conscientes, y esto repercute positivamente en los resultados que vamos a obtener. El cuerpo es importante, pero la mente lo es aún más.

De esta técnica podemos obtener tres beneficios:

  • Potenciaremos la hipertrofia, reclutando más fibras.
  • Conoceremos nuestros puntos débiles, así podremos mejorarlos usando estrategias y llegando al máximo nivel.
  • Podremos ajustar los entrenamientos a nuestras necesidades especificas.

Para que haya una buena conexión mente-músculo, tenemos que sentir como trabajan nuestros músculos mientras entrenamos. Esto es imposible lograr de un día para otro, ya que hay que lograr hacer consciente esos movimientos, notar la contracción de los músculos, es decir, verlo con la mente y sentirlo, mientras entrenamos. Esto tiene que ver mucho con la preparación psicológica, más que la física; ya que las personas están formadas por cuerpo y mente y tiene que haber un equilibrio entre los dos para que avancemos y nos desarrollemos por completo.

Lo que tenemos que tener claro es que una mente fuerte nos ayudara tener un cuerpo fuerte. Muchas veces los pensamientos son los que evitan que vayamos más allá. Si creemos, podemos conseguirlo. La clave está en no dejar de creer. Hay que destacar que cuando tu cuerpo y tu mente están conectados es mucho más fácil superar las dificultades; lo cual hacemos énfasis todo el rato a la cuestión de cómo superarnos, dándole el valor a la mente.

Para desarrollar la conexión mente-músculo, tendremos que tener en cuenta unos puntos, siguiendo estos puntos conseguiremos los objetivos que se proponen:

  • Eliminar las distracciones: cuando se está en el gimnasio no se debe hablar de otra cosa que en que se basara nuestro entrenamiento y las actividades o partes corporales que trabajaremos.
  • Divertirte a la hora de entrenar: Si vas al gimnasio por gusto, todo será más llevadero y lo harás con mayor motivación.
  • Ver lo que quieres: El aspecto que quieres conseguir es lo que tienes que ver con tus propios ojos.
  • Controlar la respiración: Usar la respiración correctamente, nos permitirá a mantener el ritmo y equilibrio a la hora de levantar pesas y nos ayudará a conectar la mente con el cuerpo.
  • Centrarse en la técnica: Usar la técnica apropiadamente nos ayuda a la hora de evitar lesiones y para estimular los grupos musculares que queremos.
  • Hacer uso de movimientos lentos: Es mejor hacer movimientos lentos y controlados, que movimientos rápidos y bruscos. Estimularemos más los músculos de esta manera.
  • Visualizar los músculos que entrenamos: Como hemos dicho anteriormente quien cree, crea. Es decir, en este caso visualizaremos el físico que queremos obtener para lograrlo con más facilidad.
  • Notar el movimiento: Tenemos que notar en nuestro cuerpo el correcto movimiento y la tensión en el musculo que se está trabajando.
  • Entrenar con seriedad: Entrenando duro, el cuerpo cada vez te irá pidiendo más, y los resultados vendrán sin que te des cuenta, siempre con esfuerzo y sacrificio.
  • Ver lo que siempre has querido: Si hacemos todo lo anteriormente mencionado, tomando en cuenta cada punto, harás que tu musculo y tu mente tenga una conexión brutal, te sientas estupendamente contigo mismo y no tengas nada que envidiar a nadie.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: