Es indispensable evitar y curar la inflamación, la cual es una respuesta del sistema inmunológico ante una lesión o infección en los tejidos. Con ésta se busca proteger las células del daño o ataque de toxinas.

Sin importar la parte del cuerpo donde se presente, la inflamación va acompañada de calor, enrojecimiento, hinchazón y dolor. Afecta oído, intestinos, garganta y otros órganos, además de los músculos, en los cuales se asocia a una lesión o a la práctica de ejercicios intensos.

¿Cómo evitar y curar la inflamación de forma natural?

Aunque es un proceso normal, debe mejorar tan rápido como sea posible, ya que sostenida en el tiempo es causante de enfermedades como osteoporosis, Alzheimer, diabetes, fibromialgia, enfermedades renales y cardiovasculares. Por si fuera poco, al igual que el estrés oxidativo, es un factor acelerador del envejecimiento, e incluso puede concluir en cáncer.

Actividad física para curar la Inflamación

Aunque suene contradictorio, el ejercicio ayuda a curar la inflamación. Y si bien es cierto que es un agente inflamatorio, las investigaciones sugieren qué las personas que realizan actividad física tienen menos probabilidad de desarrollar procesos inflamatorios.

La liga europea contra el reumatismo (EULAR) presentó una investigación en el 2014 en la que concluyó que las personas con artritis reumatoide y demás enfermedades reumáticas presentan una mejoría con el ejercicio físico. 

El ejercicio impacta en forma molecular en el tejido mejorando los síntomas de la enfermedad al tiempo que se realizan los tratamientos médicos. Se trata de realizar actividad física aeróbica de 30 minutos diarios durante 5 días a la semana. Esto con la finalidad de estimular el transporte de oxígeno hacia todo el organismo y las áreas afectadas.

La contracción muscular tiene beneficios antiinflamatorios ya que durante el ejercicio el músculo funciona como una glandula, secretando mioquinas hacia el torrente sanguíneo, con lo cual ayuda a curar la inflamación.

Las mioquinas son péptidos secretados por los músculos, los envía hacia el tejido adiposo, cerebro, hígado, páncreas y huesos a través del sistema circulatorio. Su función estimular procesos metabólicos e inhibir y curar la inflamación. Por lo tanto, el sedentarismo aun sin obesidad desencadena la acumulación de grasa visceral y el desarrollo de enfermedades graves asociadas a procesos inflamatorios.

inflamacion

Descanso y relajación

La melatonina es una hormona encargada de disminuir y curar la inflamación. Es una hormona secretada durante las horas de sueño por lo que te recomendamos un sueño reparador de al menos 7 horas continuas por las noches. Durante las horas de vigilia debes evitar el estrés, el cual es causante y acelerador de los procesos inflamatorios y degenerativos del cuerpo.

Antiinflamatorios

Si el dolor es muy fuerte y persistente, puedes usar un antiinflamatorio no esteroideos (AINE) como él Ibuprofeno y el naproxeno, indicados para curar la inflamación leve. Y en caso de ser crónica se indica antiinflamatorios corticoides como la Prednisona.

Los antiinflamatorios naturales son la mejor alternativa para evitar y curar la inflamación, puedes usar alternativas naturales antes que cualquier tipo de antiinflamatorio sintético. El jengibre, cúrcuma, té verde, aguacate, frutos secos y la linaza poseen cualidades antiinflamatorias extraordinarias que pueden ayudarte a reducir en corto tiempo las molestias.

¿Por qué duelen los músculos después del ejercicio?

A pesar de los beneficios de una vida activa, es necesario que las personas entiendan que el ejercicio puede causar dolor e inflamaciones del músculo. Lo cual es causado por la exigencia física y aumento de la intensidad en el entrenamiento, siendo un proceso necesario para estar más fuerte y saludable.

También es posible que durante una rutina de ejercicios ocurra alguna distensión muscular o desgarro provocando inflamaciones del musculo. En cualquier caso, el dolor puede aparecer en forma inmediata o en un lapso de 12 horas posteriores al entrenamiento.

Para curar la inflamación del músculo posterior al ejercicio te recomendamos realizar elongaciones suaves, descansar y aplicar masajes en el músculo afectado. Como te mencionamos en nuestro artículo para mejorar el dolor lumbar, aplicar frío sobre el área inflamada ayuda reducir las molestias. Una vez que haya mejorado el dolor, aplica calor para estimular el flujo sanguíneo.

Evita las molestias musculares provocadas por el ejercicio

Hidratación

El agua es necesaria para el cuerpo y por medio de ella llegan los nutrientes hacia todos los órganos y músculos. Sí realizas actividad física sin estar correctamente hidratado  puedes sufrir lesiones musculares y en las articulaciones. Te recomendamos beber 150 ml de agua cada 20 minutos mientras realizas ejercicio y continuar haciéndolo después de terminar.

hidratacion para la inflamacion

Calentamiento para curar la inflamación

Todos sabemos que debemos realizar calentamiento previo antes de las rutinas de ejercicio, sin embargo no todos saben por qué es tan importante. Durante el calentamiento el cuerpo entra en calor estimulando el flujo sanguíneo hacia los músculos con lo cual se activan y preparan para el ejercicio.

Estiramiento

El estiramiento es necesario para enfriar los músculos, debes realizarlos al terminar la rutina, lo cual ayuda a la pronta recuperación de los mismos.

Descanso

Otro aspecto ya conocido por todos es que debemos descansar mínimo dos días antes de trabajar el mismo mucho grupo muscular. Si no lo haces, en lugar de ganar fuerza y masa muscular les provocaras daños.

Evitar las lesiones

Aunque el dolor es parte de la recuperación del músculo, las lesiones se deben evitar. Para esto trabaja con un entrenador calificado que te oriente e indique la forma correcta de realizar cada uno de los ejercicios. Y por más tentador que sea, no aumentes la intensidad de los ejercicios en forma brusca para evitar lesiones graves.

Curar la inflamación posterior al ejercicio

En algunas ocasiones, aunque hayamos tomado todas las medidas el músculo puede resultar lesionado, lo cual es una parte normal de todo entrenamiento.

Si sientes que has sufrido un esguince o torcedura de un músculo te recomendamos:

Reposo: si el dolor es intenso se recomienda reposo absoluto posterior a la lesión

Compresas de frío: aplicar frío en el músculo afectado ayuda a reducir la hinchazón, con lo cual disminuye el dolor. También es eficaz para disminuir los hematomas.

Compresión: una medida que ha resultado muy eficaz es vendar la parte afectada aplicando presión.

Elevación: mantener elevada la zona inflamada ayuda a curar la inflamación, reducir el dolor y los hematomas. Puedes realizar las elevaciones durante dos o tres horas al día.

A %d blogueros les gusta esto: