Si alguna vez te has preguntado qué sucedería si expones a tu cuerpo a niveles extremos de ejercicios, hoy te presentó la respuesta que buscabas. La rabdomiólisis llega cuando entrenas y exiges a tu cuerpo más de lo que puede dar. En este caso, debido a la alta exigencia muscular, el ejercicio pasa de ser saludable a convertirse en la causa de la enfermedad.

¿Qué es la Rabdomiólisis?

Ocurre cuando nos excedemos en el volumen e intensidad de los ejercicios durante un tiempo prolongado. Se trata de un síndrome causado por el daño a los músculos, en el cual estos se descomponen y liberan su contenido al torrente sanguíneo. Dentro de las sustancias liberadas se encuentran la mioglobina, potasio, magnesio, fosforo y purinas.

Entre sus causas más directas se encuentran las lesiones, como las que se pueden dar por ejercicios extenuantes. Pero también puede surgir producto de infecciones, trastornos genéticos, desequilibrios metabólicos y electrolíticos, hiper e hipotermias. Y en otros casos se presenta por el abuso de drogas como el alcohol y la cocaína, siendo la causa más frecuente en los adultos.

Provoca daños severos a los riñones y finalmente puede conducir a la muerte debido al fallo multi orgánico causado por la presencia de tejido muscular en la sangre.

Síntomas de la Rabdomiólisis

En su primera etapa se puede detectar por el aumento de los niveles de la enzima creatina quinasa (no se debe confundir con la creatina de gimnasio). Lo cual es un indicativo inequívoco de daño muscular. Aunque por lo general esto no genera síntomas sino hasta un nivel más avanzado de la condición.

Entre sus primeros síntomas puedes sentir debilidad en las extremidades, dolor muscular alto y malestar en todo el cuerpo. Pero el  síntoma más representativo es la pigmenturia, que consiste en una pigmentación oscura de la orina llegando a tornarse marrón.

Otros síntomas pero que no siempre se presentan son rigidez muscular, calambres, fiebre, dolor abdominal e incluso vómitos. No debe confundirse con las agujetas, las cuales solo incluyen dolor muscular y son de corta duración.

¿Cómo prevenirla?

Para evitarla debemos preparar el cuerpo adecuadamente para la actividad física, no forzar al musculo e ir desde lo más simple mientras se va adaptando. En el caso de la Rabdomiólisis ejercicios deben realizarse en forma progresiva.

Entrenar a temperaturas extremas puede conducir a esta condición ya que la sudoración excesiva provoca degradación muscular. Por lo que es preciso que verifiques si la temperatura es adecuada.

La deshidratación también es un factor de riesgo, por lo que debes mantenerte bien hidratado.

rabdomiolisis tratamiento

Cuidar la recuperación muscular para no sobre exigir y lesionar al musculo.

Como recomendación adicional, potencia tus músculos con un adecuado aporte proteico y de todos los nutrientes que necesita.

Rabdomiólisis tratamiento

El tratamiento primordial es la hidratación, en primer lugar se debe detener el daño renal agudo y esto es posible con una hidratación intensiva. El agua como primer aliado, y en su etapa más grave,  tratamientos destinados a dexintoxicar los riñones.

Los sueros con electrolitos aplicados vía intravenosa ayudan a liberar los riñones mientras que los medicamentos diuréticos promueven la excreción de las sustancias bloqueantes.

Si piensas que padeces rabdomiólisis, debes acudir al médico cuanto antes. Pero si no es tu caso, recuerda mantener una buena hidratación, incrementar en forma progresiva tus entrenamientos y cuidarte de exigentes sesiones de ejercicio durante las horas de calor intenso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: