Hablemos del ATP, la molécula que nos mantiene en movimiento. El metabolismo es el proceso por el cual los nutrientes que consumimos se convierten en energía. Pero, alguna vez te has preguntado ¿Dónde se almacena esta energía?

¿Qué es el ATP y qué función tiene?

La energía necesaria para las transmisión de señales nerviosas, división celular, síntesis de proteínas y contracciones musculares proviene casi en su totalidad del adenosin trifostato (ATP). Este es el instrumento que usa nuestro organismo para almacenarla.

Es un nucleótido compuesto por una molécula de adenina, unida a una de ribosa que a su vez está enlazada a tres grupos de fosfato. Contiene dos enlaces que almacenan una gran cantidad de energía, la cual liberan con facilidad al romperse. Todo este proceso se realiza dentro de las mitocondrias celulares.

Por cada gramo de este nucleótido se obtienen unas 14 kilocalorias. Cuando lo necesita, la célula rompe los enlaces, y de este proceso se produce adenosin difosfato (ADP), adenosin monofosfato (AMP) y fosfato (Pi). La energía que se encontraba almacenada se libera para ser empleada en diversas reacciones químicas y contracciones musculares.

A medida que se realiza actividad en el musculo, se consumen los depósitos energéticos, los cuales se deben reponer para poder continuar en movimiento.

En caso de que la célula tenga exceso de energía, para almacenarla producirá más ATP partiendo de ADP y Pi. El proceso de creación lo podemos ver a continuación.

¿Cómo el cuerpo crea ATP?

Hay tres sistemas bioquímicos diferentes que participan en su creación.

Sistema de fósfagenos

Este sistema ofrece un suministro limitado, que solo se puede usar durante esfuerzos breves. Como ejemplos tenemos: una carrera de 100 metros, levantamiento de pesas, golpear una pelota de golf o un salto vertical.

Solo almacena energía para 10 segundos de actividad, incluso el atleta con el mejor entrenamiento almacena esta pequeña cantidad en sus músculos. Este sistema se compone de:

Reacciones químicas del ATP: Es la fuente primaria de la que se obtiene la energía cuando se requiere de un esfuerzo muscular. La célula usa la energía que mantiene almacenada en las moléculas de ATP dentro de los músculos. Está disponible de inmediato, pero solamente alcanzan para 3 segundos de actividad. Al agotarse el cuerpo acude a la fosfocreatina.

Liberación a partir de la fosfocreatina: El fosfato de creatina o fosfocreatina es un compuesto químico con un enlace altamente enérgico, que al romperse libera grandes cantidades de calorías suficientes para reconstituir las moléculas de ATP que han sido consumidas.

Para reponer rápidamente los niveles de adenosin trifostato, las células extraen un fosfato altamente enérgico de la fosfocreatina y lo tranfieren al ADP. La transferencia dura una fracción de segundo por lo que se encuentra disponible de inmediato.

Si el músculo continúa trabajando, los niveles de fosfocreatina también disminuyen, por lo que se necesitan otros caminos para reponerse.

Glucólisis anaeróbica

Es un proceso anaeróbico que brinda una prolongación de unos minutos más después de los 10 segundos del sistema de fósfagenos. Es el sistema que permite moverse a un nadador de 400 metros o levantar pesas.

En el cuerpo tenemos grandes reservas de glucógeno, una forma de glucosa que se almacena en los músculos. La célula fractura el glucógeno para obtener glucosa, a partir de la cual produce adenosin trifostato.

Es un sistema que puede actuar muy rápido y aporta un suministro energético adicional. Una característica de este sistema es que es anaeróbico y no depende del trabajo pulmón corazón que toma algo de tiempo.

De este proceso también se genera un subproducto conocido como ácido láctico. Este se acumula en el tejido muscular y es responsable de la fatiga y el dolor que se siente cuando se ejercita en extremo.

Sistema oxidativo o respiración Aeróbica

Ofrece abastecimiento por tiempo ilimitado para los maratonistas, esquiadores y atletas de alto rendimiento en actividades de larga duración.

Gracias a la respiración aeróbica el cuerpo descompone la glucosa en dióxido carbono y agua para producir ATP.

adenosin trifosfato ATP

La glucosa que participa en este proceso puede provenir del glucógeno sobrante de los músculos o por medio del torrente sanguíneo a partir de:

  • El hígado
  • La absorción de alimentos que se da el intestino
  • Las reservas de grasa en los músculos y el resto del cuerpo

Durante los largos periodos de inanición o extensas sesiones de ejercicio, el cuerpo opta por la descomposición de las proteínas en aminoácidos. Siendo el último medio por el cual puede reponer las reservas energéticas.

Así que, durante la respiración aeróbica el cuerpo primero acude a los carbohidratos, luego a las grasas y finalmente a las proteínas. Los combina con oxígeno para volver a convertir ADP y AMP en depósitos energéticos.

En este sistema, el abastecimiento es más lento pero prolongado en el tiempo y continúa así mientras tenga de donde abastecerse.

La razón por la que nuestra respiración aumenta al realizar trabajo aérobico, es porque es un proceso que requiere oxígeno. A diferencia de los anteriores, los cuales se llevan por función anaeróbica pero por tiempo limitado.

Tiempos de Recuperación

Después de realizar la actividad muscular, el cuerpo es capaz de reponerse si se mantiene en reposo. Los depósitos de ATP se reponen en un 50% durante los primeros 20 segundos, y se habrán repuesto en su totalidad pasados los 3 minutos.

El tiempo de reposición es mayor si se hace algún tipo de actividad aunque leve, durante el reposo. Es preciso que conozcas cómo funciona tu cuerpo para que obtengas los mejores resultados y no sigas cometiendo errores en el gimnasio.

Suplementos que estimulan la creación de ATP

Puedes optar por tomar suplementos que promuevan su creación, los cuales también ayudan a aumentar el rendimiento durante actividades físicas de alta exigencia. Así mismo, disminuyen la fatiga y el cansancio. Estos son los compuestos que puedes tomar para mejorar tu desempeño:

creatina ATP

  • Creatina: es el más popular entre los deportistas para mejorar su rendimiento. Aporta fuerza al músculo, dándole mayor resistencia, así como también estimula su crecimiento.

Se recomienda tomar 3 gr. después del entrenamiento, y si lo deseas puedes combinarlo con tus bebidas en cualquier momento del día.

  • Citrulina: es otro compuesto muy conocido que ayuda a reponerse y aumentar la resistencia. Promueve el aporte de oxígeno y nutrientes al músculo.

Se sugiere tomar 2gr. con tus bebidas 2 veces al día.

El ATP es la fuente principal de energía en los seres vivos, y se obtiene a partir de los nutrientes que consumimos. De acuerdo a esto, con un buen plan de alimentación, suplementos y ejercicios podemos mejorar nuestro rendimiento y alcanzar los objetivos que nos hayamos planteado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: