Sabemos que la clave para ganar músculo es el consumo de proteínas, pero no todo depende únicamente de esto, también es importante que mantengas un balance de nitrógeno positivo. Si no sabes de qué te hablamos, no te preocupes, en este post te diremos de qué se trata el balance de nitrógeno y cuáles son las reglas a seguir para lograrlo.

Qué es el nitrógeno

El nitrógeno es un compuesto exclusivo de la proteína que puede proporcionar una medida directa del estado de los aminoácidos (proteína). Todos los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) contienen carbono, hidrógeno y oxígeno.

Qué es el balance de nitrógeno

Como la proteína contiene la molécula de nitrógeno adicional, la excreción de nitrógeno (es decir, la cantidad de proteína que se elimina del cuerpo) se puede medir para determinar la cantidad de proteína presente en el cuerpo, y dado que se encuentra hasta un 70% de proteína en el tejido muscular, esto proporciona una excelente indicación del potencial de construcción muscular del cuerpo.

El balance de nitrógeno tiene tres estados: positivo, negativo o en equilibrio.

Balance de nitrógeno positivo

Este es el estado óptimo para el crecimiento muscular, donde la ingesta de nitrógeno es mayor que la producción de nitrógeno.

Esencialmente, podemos saber que estamos en balance de nitrógeno positivo cuando sentimos que nuestro se recuperó lo suficiente de su último entrenamiento.

Cuanto mayor es el balance de nitrógeno, más rápida es la recuperación del entrenamiento.

Balance de nitrógeno negativo

En este estado la pérdida de nitrógeno es mayor que la ingesta de nitrógeno. Es decir, no solo se extrae el nitrógeno de los músculos, donde se necesita para el crecimiento, sino que también se extrae de los órganos vitales donde puede producirse un daño grave.

Balance de nitrógeno en equilibrio

Este estado debería ser el mínimo a alcanzar por un deportista, donde la ingesta y la pérdida de nitrógeno son iguales.

Cuando te encuentras en este estado no estás ganando ni destruyendo ningún músculo.

Cómo lograr un balance positivo de nitrógeno

Entonces, lo que queremos es mantener un balance de nitrógeno positivo para lograr incrementar la masa muscular, esto lo podemos lograr tomando en cuenta ciertas reglas esenciales.

Regla 1 – Mantener la cantidad de proteínas adecuada

La regla fundamental cuando se trata de aumentar el balance de nitrógeno es comer suficientes proteínas. De hecho, se debe mantener un exceso calórico de proteína en todo momento, para mantener el balance de nitrógeno positivo.

Es recomendable comer aproximadamente seis comidas , cada una con alrededor de 30 a 40 gramos de proteína por día. Lo de las 6 comidas es por simple comodidad, pues se ha demostrado que lo de comer cada 3 horas, es un mito

También es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones clave:

  • Para evitar la degradación de la proteína muscular durante el entrenamiento, toma un suplemento que contenga proteínas y carbohidratos una hora antes del entrenamiento. Puedes probar con maltodextrina, la cual puedes comprar pinchando aquí, mezclado con proteína de suero pura, comprada desde aquí. También te aconsejo la nueva opción de FoodSpring, pinchando directamente en el banner de abajo.

  • Inmediatamente después del entrenamiento, toma el mismo suplemento de proteínas y carbohidratos para saturar los músculos con aminoácidos y mejorar la síntesis de proteínas.
  • Antes de ir a dormir, toma un suplemento que contenga tanto suero como una proteína de liberación lenta, como la caseína micelar, para equilibrar los músculos durante este período de descanso. Prueba con la caseína micelar de HSN, la cual puedes comprar desde aquí.

Regla 2 – Lograr descansar lo suficiente

Descansar los músculos después de un entrenamiento intenso es esencial si deseas una síntesis de proteínas exitosa.

También es importante dormir entre 7 y 9 horas. Al dormir tus músculos comienzan a repararse a sí mismos y permiten entrar en el estado positivo de balance de nitrógeno.

Regla 3 – Entrenar de forma anabólica

La idea de entrenar para maximizar el balance de nitrógeno positivo es estimular la mayor cantidad de fibras con la menor cantidad de degradación muscular.

Para lograrlo, al finalizar una sesión de entrenamiento los músculos deben estar en un estado anabólico, lo que implica:

  • Entrenar solo cuando el cuerpo esté lo suficientemente descansado de la última sesión, en otras palabras, en un balance de nitrógeno positivo.
  • Los entrenamientos deben mantenerse cortos e intensos, deben durar entre 30-45 minutos, con dos o tres ejercicios por parte del cuerpo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: